lunes, 8 de junio de 2015

Sin Amor nada somos


(1Corintios 13:1-3)

Sin amor nada somos, para entender el mensaje de este pasaje precioso debemos comprender el significado de amor en el contexto original.

Amor significa afecto o benevolencia.


Benevolencia es tener buena voluntad, comprensión y simpatía por las demás personas.

Cuando hablo de comprensión no significa aceptar el pecado, sino entender que como personas caídas no debo esperar frutos buenos, sino malos.

No fuimos llamados para ser defensores de la ética, acaso te has olvidado de todos tus pecados, de donde fuiste rescatado, porque tu naturaleza es caída. Las personas necesitan escuchar el evangelio de Cristo, no sermones tuyos y mucho menos cuando lo haces en la carne.

Buena voluntad, es la que hemos alcanzado de Dios aún sin merecer, tal cual los ángeles anunciaron a los pastores cuando se les aparecieron.(Lucas 2:13-14)

Si Dios tuviera que contender con nosotros, desmayaríamos y no quedaríamos de pie, pero hubo buena voluntad y sigue habiendo buena voluntad de parte del Señor.

Muchos andan por ahí hablando como maestros, con palabras cargadas de carne, más que de este amor que las escrituras nos hablan.

Cuan verdad es que el conocimiento envanece, pero el amor edifica.

Muchos conocedores de la escritura están caminando en una cuerda muy débil apunto de quebrarse, porque su orgullo es demasiado pesado.

Este amor mostró Dios para con los hombres, el mismo amor mostró Cristo en su vida aquí en el mundo.

Me refiero principalmente al trato para con aquellos no conversos

Nuestro corazón debe estar lleno de este amor, este sentir que estuvo en Cristo mi Señor.

Es diferente que alguien se ofenda porque lo trato como un estúpido, creyéndome superior, que alguien se ofenda porque reflejo a Cristo en mi vida, realmente hay una diferencia abismal.

Si yo siendo pecador, hallé buena voluntad de parte de Dios, quien soy para tener mala voluntad para con los hombres.

Si entendemos este concepto, podremos entender toda la descripción del amor que continúa en los versículos 4-7 del mismo capítulo.

Cimentado sobre este amor, es que la iglesia sirve al Señor. Fuera de esto, todo es una mentira.

Amarás a tu prójimo, como a ti mismo.
Cuan fácil es pronunciar este mandamiento, pero cuan difícil es vivirlo, porque la carne interfiere, pero los que van avanzando en madurez van dejando cada vez mas lejos solo la palabra y van haciendo realidad este mandamiento en sus vidas, principalmente en su carácter, que producirá buenas obras.

Cada ocasión que te pares delante de un alma, no estés pronto a condenarla marcando lo que hace mal, sino mejor mirate como en un espejo y recuerda que un día el Señor tuvo benevolencia de ti.

Siente un profundo afecto por aquella alma, ora por ella rogando misericordia.

Dios los bendiga.

jueves, 19 de marzo de 2015

Arrepentimiento Sincero

Dios los bendiga en Cristo Jesús.

En David y Saul, tenemos claro ejemplo de arrepentimiento verdadero y falso.

Saul, ante la reprensión de Samuel, se justifica una y otra vez, al punto de hasta cuestionar lo que Dios le está diciendo por medio del profeta, afirmando que no es verdad, sino que él obedeció a Dios. Finalmente dice "he pecado" pero rápidamente salen unas palabras de su boca que lo revelan todo, él estaba preocupado en su posición, en lo que los demás dirían, en otras palabras, él está preocupado por si mismo, su "dolor" es por por su reputación delante del pueblo.


David cuando fue reprendido por el profeta Natan, su corazón se rasgó en mil pedazos, su profundo dolor, lo podemos ver en Salmos 51, radica en su conocimiento e intimidad con el Señor, a él no le importaba su reputación, ni lo que los demás dijeran, el estaba profundamente triste, porque había pecado contra su Dios, justo y bueno, que todo el tiempo estuvo a su lado, el pecó contra la Santidad del Altísimo, no le importaba perder el reino, lo único que no quería perder era el Espíritu Santo, no le importaba ser desechado por los hombres, sino que Dios no lo expulsara de su presencia, por eso ruega piedad y misericordia.

Hace una confesión, la cual describe con exactitud la condición de todo hombre desde que es concebido y nace.

Cuán necesario es que esto suceda, para que ningún hombre se jacte delante de su presencia.

Necesitamos este poder del Espíritu Santo al predicar, el cual convence de pecado.

Por eso el Señor por medio del Evangelio manda a todo hombre en todo lugar, a que se arrepienta y crea en Jesucristo.

En la autoridad que el Señor nos ha dado, no para destruir, sino para edificar, te exhortamos a que te arrepientas sin mirar los años que crees tener de cristiano, los títulos y obras.

Si me diera cuenta, que hace cinco segundos fui salvo de verdad, sería el hombre mas feliz del universo, a que seguir encadenado por el orgullo y engaño, creyendo ser lo que no soy.

Dios les bendiga.

sábado, 20 de diciembre de 2014

Nueva criatura, para la gloria de Dios



Estimados:

Dios los bendiga en el nombre de Jesús.

Dios prometió que por medio del Mesías, iba a hacer una gran obra.

Cuando leemos los profetas nos damos cuenta de esa promesa eterna. Él anunció por los santos profetas que haría un pueblo nuevo por medio del Mesías, un pueblo distinto a Israel.

Israel quería ser como las demás naciones, o sea desobedientes, pero el celo del Señor les dice que eso nunca acontecerá, por cuanto el es Dios de Israel, Santo, poderoso y justo.

El pueblo de Dios, sería diferente porque su ley ya no estaría escrita en tablas externas, sino en el corazón.

Este pueblo no solo sería descendiente de Abraham en sangre, sino una nación de la fe de Abraham.

Ellos verdaderamente van a creer en Dios y verdaderamente serán transformados por su poder, porque el Señor al igual que un pastor que aparte sus ovejas de las que no son suyas, así El elegirá uno por uno a los que formarán su pueblo. (Ezequiel 20:32-38)

Como dijimos en el mensaje anterior, en (Ezequiel 36: 21-27) Dios nos está diciendo lo que va a hacer en el verdadero creyente

Debemos examinar si esta poderosa obra es una realidad en nuestras vidas o soy un creyente falso. Sinceramente, ¿algo está pasando en el cristianismo? ¿Puede una promesa cuyo nombre del Señor está de por medio fallar? El dijo que nunca sucederá lo que aquel Israel desobediente amaba en su corazón.

La respuesta es un rotundo No, Dios ha obrado y sigue obrando poderosamente en cada creyente verdadero en cada generación, santificándolos y tornándolos más maduros respecto al conocimiento de quien es El Señor.

Entiende que el pueblo del Señor no será popular, ni reconocido por este mundo, al contrario será aborrecido por el mundo, será en comparación a todo el sistema religioso falso, muy pequeño.

Mira esta descripción para que puedas darte cuenta. (Apocalipsis 20:7-9)

¿Realmente vemos a Dios haciendo esa obra en nosotros?

Dios no nos salva porque merecemos ser salvos, sino porque El es Salvador, Dios no salva a su pueblo por causa del hombre, sino a pesar del hombre, porque han hecho blasfemar el nombre del Señor en todas las naciones donde anduvieron.

Mira a Moises, El Señor le dice que se aparte de aquel pueblo, porque El los consumiría, inmediatamente Moisés intercede y dice, Señor, después las demás naciones dirán que El Señor no pudo introducirlos en la tierra que había prometido y por eso los destruyó.

Moisés estaba preocupado por la reputación del nombre del Señor.

¿Tu vida muestra este celo santo por el honor y honra del nombre del Señor?

Muchos están más preocupados por su propia reputación, por ser ellos reconocidos y populares, no se trata de nosotros, sino de su santo nombre, por eso somos salvos, para buena fama y gloria a su nombre entre las naciones.

¿Por qué ha hecho Dios esta gran obra salvadora? ¿Porque el hombre lo merece? Claro que no.

Entonces; ¿por que lo hizo?

Dios salva al hombre para recibir la gloria de esa obra, el dice que va a venir a salvar a su pueblo, no solo los va a justificar, sino que los va a transformar por su poder de tal manera que el mundo al mirar aquella obra gloriosa y poderosa lo alabe por su poder demostrado en su pueblo.

Yo les decía a mi esposa e hijos, si somos verdaderamente parte del pueblo de Dios y si El nos ha escogido , esta obra va a ser una realidad en nuestras vidas, de lo contrario lo único que vamos a ser es mundanos con fachada de cristianos, porque El dijo que a los rebeldes los apartará. Verdaderamente el árbol se conoce por sus frutos.

¿Qué es lo que tenemos hoy de cristianismo?

Te diré lo que tenemos, tenemos muchas personas que dicen ser cristianas y viven como el diablo. Y como estás personas se identifican con Cristo, pero viven como el diablo, es que el nombre del Señor no es alabado.

Cuando una iglesia ha colocado sus propias ideas de hombres para atraer a la gente, cuando una iglesia no predica sobre la santidad y lo que significa ser realmente convertido, esos lugares se llenan de gente mala que por sus malas acciones los incrédulos se burlan del cristianismo, cuando les hablas de Jesús pareciera que les estás hablando de algo horrible, particularmente vivimos esta gran lucha de muy cerca.

Debemos entender que muchos que dicen ser cristianos, viven una vida contraria al carácter de Cristo y contraria a las palabras de Cristo.

Porque no depende del que quiere ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.

¿Sabes lo que está faltando? Hombres convertidos de verdad, que enseñen en sus hogares las escrituras, que busquen ser hombres bíblicos, que enseñen en la iglesia el evangelio no diluído, si tu eres hombre, déjame preguntarte. ¿Tu te sientas con tu esposa e hijos a enseñarles las escrituras? Esa es tu responsabilidad, no es de la escuela bíblica los domingos, sino tuya, si no estás haciendo eso estás fallando grandemente, después muchos se quejan de las esposas e hijos, pero ni siquiera están ellos mismos buscando con toda diligencia lo que está escrito respecto a un hombre bíblico.

¿Estás intercediendo por ellos en oración todos los días?

Somos salvos por fe, no por obras; lo que tenemos que entender es que una persona que ha sido salva, nació de nuevo, es una nueva criatura.

He visto hogares donde dicen ser cristianos, pero los padres acompañan en todas las carnalidades a sus hijos. Recuerda que el Señor dijo a su pueblo, por cuanto ellos se olvidaron del Señor, El se olvidaría de sus hijos.

Una persona salva, ha sido creada con nuevos deseos, servir a Cristo y ser santo. ¿El ha hecho esto en ti?

¿Miras al mundo y deseas ser como el mundo, vestirte como el mundo, hablar como el mundo? ¿Tener el respeto y el aprecio del mundo?

Si es así deberíamos temblar, porque eso es una evidencia de que Dios no ha hecho ninguna obra en nosotros.

Si el poder de Dios no puede ser visto en ti, llevándote a una mayor santidad a cada día, es muy probable que no haya poder de Dios en tu vida. Tu puedes venir con todos tus títulos y con todo tu conocimiento de la Bilbia y con todas tus supuestas manifestaciones de poder, eso no sorprende a nadie, porque sin darte cuenta eres igual al mundo. Entiende, se trata de una obra poderosa verdadera, genuina, su pueblo será distinto. Sino es cuestión de tiempo, vas a volver al vómito y a revolcarte en el lodo.

Si nuestro corazón no ha sido regenerado, no somos cristianos, porque El ha dicho que salvaría a su pueblo y se glorificaría por medio de ellos no solo salvando sus almas, sino transformando sus vidas.

Los cristianos no son sin pecado, van a luchar contra el pecado, hasta pueden caer, pero no pueden vivir en un estado de carnalidad continuo, ellos se arrepienten y Dios coloca en aquel hueco su poder, lo tapa para nunca más ser abierto. Esto quiso decir el Señor cuando dijo "El que lleva fruto, mi Padre lo limpiará para que lleve más fruto"

Es precioso este pasaje, describe la vida de una persona convertida, si ya lleva fruto, ¿por que es necesario limpiarlo? Porque no somos perfectos en un abrir y cerrar de ojos, pero ya se ve claramente la simiente de Dios en ellos, no estoy hablando para aquellos que viven pecando y ahora se justifican, sino para aquellos que cada vez que pecan, un cuchillo atraviesa su corazón de tal modo que casi no puede respirar y es conducido a pedir perdón. No es para ti que eres capaz de sacudirte el pecado sin ningún problema.

Todo lo de este mundo es contrario a Dios, su pueblo irá siendo cortado del mundo, Dios lo ira separando y quitando la mundanalidad de ellos y los llevará a si mismo.

Tu tienes las escrituras en tus manos, se que muchos de ustedes han aprendido de ella erradamente todo lo que Dios tiene para ti. No hay en todo el Evangelio promesas que tengan que ver con esta vida temporal.

Las escrituras están para aprender en primer lugar todas las cosas que Dios aborrece, para que nos alejemos de todo eso.

No erremos, no puede haber ninguna amistad entre Dios y el mundo, entre un creyente y un incrédulo.

Si verdaderamente Dios está obrando en ti, el va a usar su palabra y el poder de su Espíritu para revelarte lo que está mal en este mundo y sacarte de todo eso.

La santidad no es solo abandonar todo lo malo, sino correr a Dios todo el tiempo, el será tu refrigerio, tu descanso, vas a crecer más y más en devoción, cada día, cada año. Muchos de ustedes no consiguen ni orar , ni pasar tiempo leyendo las escrituras, una o dos horas por día.

Si quieres a Dios, tienes que dejar ir al mundo, pero si no quieres dejar ir al mundo, debes saber una cosa, el amor del Padre no está en ti.

Por esa razón a muchos no les gusta escuchar del infierno o del regreso de Jesús, los trastorna, están llenos de miedo, porque no hay amor de Dios, el perfecto amor hecha fuera el temor.

Ahí prefieres que te digan que tu eres vencedor, que Dios está contigo, que eres conquistador, que tienes al diablo bajos tus pies, que eres un campeón, que todo se va a cumplir en tu vida, sigue afanado de esa manera y vas a ver que ninguno de tus planes y expectativas se tornará realidad.

Muchos ni si quiera pueden describir que es el evangelio.

Quiero que sepas que si Dios te ha sacado de la condenación del pecado y te ha salvado, no dejará de trabajar en ti para tu santificación, por una única razón, la gloria de su nombre.

Dios va a ser muy celosos en cumplir lo que ha dicho, en limpiarnos de nuestras inmundicias e ídolos.

La conversión no es una decisión humana, es una gran obra, no solo Dios transforma tu corazón, sino que El habita en ti, El pone su Espíritu dentro de ti, es maravilloso todo esto, reflexiona en estas cosas.

Todo lo que esta cultura ofrece realmente es muy peligroso, la sensualidad, la falta de amor, el amor al dinero, los vicios, la rebelión, la inmoralidad, todo es realmente un veneno.

Cómo lo dijimos junto a mi familia el día que nos dimos cuenta de esto.

¡Gloria a Dios porque no dejará a su pueblo ser igual a las demás naciones!

Dios los bendiga.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Si eres cristiano, debes entregarte totalmente al Señor


Estimados:

Dios nos conceda entendimiento para crecer en el conocimiento de su gran amor.


(Romanos 12: 1)

El Apóstol Pablo, les está pidiendo a los hermanos que hagan algo que es muy difícil, él no está pidiendo plata, ni carros, ni que entreguen sus casas, ni que entreguen sus bienes.

Pablo les está pidiendo a los hermanos que entreguen sus propias vidas, es maravilloso cuando leemos los 11 primeros capítulos de Romanos, donde entendemos todo lo que Dios ha hecho por su pueblo en la persona de Jesucristo, una vez demostrado todo lo que hizo Dios en Cristo, El nos dice ahora deben entregar sus vidas totalmente.

¡Por las misericordias de Dios hechas en la persona de Cristo es que debemos entregarnos totalmente!

Pablo les está diciendo que pierdan sus vidas, que entreguen todo lo que son a los pies del Señor.

¡Las misericordias de Dios en la persona de Cristo! Esto es el motor, la motivación de la vida cristiana, en este contexto es que nos referimos a lo anterior, después de haber entendido lo que se ha hecho por medio de la persona de Jesucristo, encuentro la verdadera fuerza y el verdadero sentido de ser un cristiano.

En la persona de Jesucristo y en su obra en la Cruz, encontramos el verdadero motivo de amar y servir a Cristo.

Particularmente en este espacio, a veces leo a muchos cristianos decir que están tristes, depresivos, sin motivación, realmente no has entendido, es imposible que estés sumergido en esos horribles sentimientos, eso ocurre porque lo único que haces es ir a una reunión, donde hay un montón de música, donde se habla bonito, donde se te dice, arriba el ánimo Dios te ama, cuanto quisiera que entiendas lo que quiero decir, ¡Cuánto quisiera que entiendas las misericordias de Dios en la persona de Cristo!

Pero sales de ahí y esa motivación solo te duran unos días y vuelves a sentir los mismo horribles sentimientos, el mismo vacío.

¿De dónde viene tu motivación? ¿De dónde viene el fuego que dices tener?

El fuego, la fuerza y toda motivación verdadera viene de Cristo, debemos predicar a Cristo, la gloria de Cristo, la gloria de la obra de Cristo en la cruz, la gloria de Dios por medio de Cristo en la conversión de una persona en una nueva criatura.

Deberíamos buscar entender lo que significa que Cristo murió por nosotros.

Cuando empezamos a entender, quién es Cristo y lo que ha hecho por nosotros, no vamos nunca más a necesitar otra motivación, otra fuerza, otro gozo, Cristo será suficiente.

Existe un fuego extraño hoy, todos buscan motivos lejanos a las escrituras, respecto al por qué debo buscar a Cristo, dicen "debo servir a Cristo y buscarlo porque el va a arreglar mi vida" , si sirvo a Cristo el va a ayudarme económicamente, esto no debe ser así.

Si sirves a Cristo, es porque el es digno, ¡El murió por mi!

Dejen de hablar de dinero, de autos, de ropa, de casa, de empresas, de fama, miren solo en este sitio, cuantos hay que se ponen "Figura Pública" como si nada, y dicen ser cristianos, no hemos sido llamados a ser famosos o querer serlo, por Dios entiendan, eso es de la vanagloria del mundo, vergüenza les tendría que dar, Madonna pone que es "Figura Pública" todo mundano busca esas cosas y le encanta, no se dan cuenta que se colocan a la misma altura, no debe ser así en los santos hijos de Dios. ¿Ese ejemplo aprendimos de Cristo? El dijo que la gloria de los hombres no recibía, hacía un milagro y pedía que quedara en lo oculto, aunque era imposible, la gente divulgaba de El.

¿Tu te pones figura pública? Te has equivocado de profesión, no fuiste llamado a servir a Cristo, si quieres fama entonces sigue a los "famosos" de este mundo.

Se habla y busca tantas cosas, les pregunto; ¿No es suficiente que Cristo murió por nosotros?

Qué importa si tengo dinero o no, si soy conocido o no, que importa todo eso, si Cristo murió por mi, lo único que me importa es ser conocido por El, esto me llena de gozo en cuatro paredes donde nadie me ve, donde no toco trompeta, donde solo El Padre ve.

Cristo murió por mi, por eso vamos a adorarlo, vamos a trabajar con las fuerzas que El nos da para que su Reino avance, no necesitamos ningún otro motivo, ninguna otra razón, todo es nada comparado a lo que mi Señor ha hecho por mi en aquella Cruz.

Necesitamos la verdad, necesitamos sana doctrina, necesitamos el poder del Espíritu Santo.

¿Por qué tu familia sufre? ¿Por qué tu iglesia sufre? ¿Por que tú mismo sufres?

Está escrito: "Mi pueblo fue destruido por falta de conocimiento"

Están preocupados por tener grandes visiones, mira lo que necesitamos es tener conocimiento de quién es Dios y de su voluntad, donde no hay esta visión el pueblo sufre y es destruido.

¿Tu quieres tener fuerzas y motivo para servir a Dios? Lo único que necesitamos es doctrina bíblica.

Jóvenes, la mayoría de los grupo de jóvenes son totalmente estéril, ya tienes una determinada edad, ¿todavía vas a jugar?

Deja eso para los niños, tu debes aprender lo que es ser un hombre bíblico, no deberían andar con otros jóvenes, sino con hombres maduros, creyentes que den buen testimonio, para aprender.

¿No has leído que donde se amontonan muchos insensatos la necedad se contagia y aumenta?

Cuantos grupos de jóvenes explotan al estar juntos en cada necedad, todo porque son carnales, mira a Timoteo, observa y fíjate lo que Dios quiere realmente de un joven.

Creo que se "divierten demasiado" pero eso nos terminará matando.

Tienes que ir a la iglesia a divertirte, no pueden tomar nada en serio, hemos visto a muchos jóvenes "cristianos" en estados lamentables.

Ellos dicen que emplean métodos para atraer a los jóvenes para que entren en la iglesia. Mira, los jóvenes no van a entrar al cielo por la diversión.

¿Tiene sentido el grupo de joven si cuando llegan lo único que encuentran es diversión?

Conozco muy bien los grupos de jóvenes, no hablo sin conocimiento.

Todo joven necesita la verdad, necesita la palabra de Dios, despierta, es hora que dejes de ser un niño, hay que madurar, debes entender que si dices que sigues a Cristo, debes tomar muy en serio la Biblia.

No quiero decir que uno deba andar triste todo el día, pero se ha ido a un extremo muy malo, donde la diversión ocupa un lugar muy grande.

Cuando leo a Pablo que escribía con lágrimas, paro a meditar.

Creo que no entendemos ni una cuarta parte lo que significa el infierno, lugar a donde muchas personas que están delante de ti van a ir.

Mira cómo somos, cuando viene alguien y nos cuenta que su matrimonio o finanza están mal, ponemos cara de tristeza, de angustia, pero no hay lágrimas en lo oculto por las almas que se van al infierno, no hay esa carga, no hay ese entendimiento.

Mira a los profetas, ellos recibían de Dios el juicio que el Señor traía contra su pueblo, ¿puedes imaginarte eso? Ellos tenían que anunciar una y otra vez al pueblo con la esperanza que oyeran, ellos lloraban por el pueblo, porque entendían lo serio que es el ministerio y que Dios no juega, ¿Tú crees que tenían tiempo de jugar? ¿Cómo se podía divertirse todo el tiempo sabiendo lo que va a sobrevenir? Todo esto tiene que ver también con negarse a si mismo y perder nuestra vida para seguir a Cristo.

Joven, ¿Cuánto tiempo pasas en oración y lectura para después ir a otros jóvenes a predicarles de Jesús? Comparado con el tiempo que pasas preparando los juegos y todas las cosas para divertirlos.

No tiene sentido que vayas a una iglesia, si no lo haces con la actitud correcta, si no tienes hambre de la palabra de Dios, si no tienes sed de la presencia de Dios.

Quizás me digas, los jóvenes necesitan diversión, yo te pregunto, por favor dime en que parte de las escrituras lo dice.

¿Me puedo divertir? Si, pero cuando pensamos que un grupo de jóvenes o la iglesia necesita diversión a tal punto que sino no existe, algo anda mal.

Gozo en el Señor es muy distinto de la diversión de hoy.

Nadie puede poner otro fundamento que el que ha sido puesto, Jesucristo.

Dios los bendiga en Cristo Jesús.

miércoles, 22 de octubre de 2014

El pueblo de Dios

Para nosotros es un privilegio compartir con ustedes este humilde espacio, teniendo plena convicción del Poder de aquel a quien servimos, el cual resucita a toda persona de entre los muertos por medio del Espíritu Santo.

Predicar el evangelio no es una tarea fácil, porque le estás hablando a personas que están muertas espiritualmente y a no ser que Dios por medio del Espíritu Santo cuando predicas a Jesús les de vida y los levante de entre los muertos, no van a responder. El pecado no es una enfermedad, las escrituras nos dicen que estamos muertos por causa del pecado.

Es por ese motivo que muchas veces recibimos insultos, agravios, ofensas de todo tipo, pero nos gozamos en nuestro Señor delante de quién debemos tener una conciencia limpia, nos esforzamos porque hemos sido salvos y deseamos con todo nuestro corazón la salvación de cada persona. Si quisiéramos tener una mega iglesia, solo tendríamos que utilizar medios carnales para atraer gente y eso sería un rotundo éxito, pero no queremos nada de eso, porque entendemos que es el Señor quien añade a su iglesia los que deben ser salvos.

Es un gran privilegio para nosotros dirigirnos a ustedes con el Evangelio de Jesucristo.

Quería decirles algo muy importante, sabemos bien que hay muchas personas que si hoy morirían serían trasladadas al cielo y gozarían de una gloria que no se puede alcanzar a describir.

Pero también sabemos que hay muchas personas que al morir serían enviadas por el juicio de Dios directamente al infierno.

Miren, los que predicamos el Evangelio no estamos para entretener a nadie, ni para hablarles de cosas temporales, de como puedes obtener esto, o como puedes tener la mejor vida aquí en este mundo.

Absolutamente No! No estoy en esta noche preocupado por tu autoestima, o si tu vida económica está bien o si has alcanzado todo lo que desea tu corazón.

Yo estoy preocupado acerca de una sola cosa, un día estaremos todos nosotros parados delante de un Dios Santo y seremos juzgados, allí los libros se abrirán y será manifestado lo que cada uno vivió. Esa es nuestra gran preocupación.

Esto no es un juego, no tiene nada a ver con nuestra cultura.

Esto tiene que ver con la Palabra del Dios vivo, el Evangelio de Jesucristo, vida o muerte, cielo o infierno.

Es una carga muy grande para un predicador pararse delante de muchas personas sabiendo que muchos al oír mi voz predicar el evangelio, al morir irán al cielo. Mientras que otros van a oir advertencia, tras advertencia, una y otra vez y no van a escuchar, y morirán bajo la ira de Dios y pasaran la eternidad en el infierno.

Esta es la razón por la cual es tan difícil predicar el evangelio de Jesucristo.

El cristianismo no es algo cultural, el cristianismo no es solo algo pequeño que debe formar parte de tu vida, no es algo que haces el domingo en una iglesia.

Cristianismo no es vivir seis días a la semana preso del mundo y luego venir a la iglesia. El cristianismo no se trata de que seas como el mundo todo el tiempo y luego vienes a una iglesia los domingos.

Si ese es el concepto de cristianismo, entonces no tenemos cristianismo, no somos cristianos.

Una de las evidencias de que hemos recibido el evangelio y hemos creído para salvación, es que Dios comenzó una obra de santificación en nosotros. El obra todo el tiempo para hacerte Santo.

¿Es esto una realidad en tu vida?

Juan (15: 1-8)

Abre tu biblia y lee este pasaje, ruego a Dios te de el entendimiento, El Padre te limpiará para que lleves más fruto. se que este pasaje es muy utilizado para hablar de frutos materiales, pero no está hablando de eso, está hablando de la obra poderosa de santificación, en esto es glorificado el Padre y así glorificamos a Jesús siendo sus seguidores, cristianos de verdad.

Si tu no estás sobre el único fundamento que es Jesús, entonces todo lo que crees haber edificado que a la vista de los hombres puede parecer muy bonito, es débil, es de muy mal material, se derrumbará y quedará en vergüenza.

¿Leíste de aquella palabra de los dos hombres, el que edificó sobre la roca y aquel que edificó sobre la arena?

Grande fue la ruina de uno de ellos, quizás así sea tu situación en este momento.

Si tu fueras a comprar materiales para edificar tu casa, y llegas y le preguntas al dueño de la casa de materiales que te recomienda, tu le dices que quieres hacer una edificación fuerte, buena, él que sabe te aconsejará lo que debes adquirir, porque él conoce.

Ahí tu le dices, es mucho dinero, quiero gastar menos, lo menos posible, entonces él te dice, tu tienes cosas de muy mala calidad, tu eres dueño de comprar lo que quieras, pero solo déjame decirte que al cabo de unos años, todo se vendrá abajo.

Pero tu terco insistes, no importa, quiero gastar poco y compras aquello, seguramente lo que aquel hombre te dijo se cumplirá, porque él conoce y grande será la ruina de la casa y grande tu vergüenza.

Algo similar acontece con nuestra vida, el Señor te habla claramente lo que debes hacer, porque El y solo El tiene palabras de vida eterna.

Observa el versículo 6 de este pasaje, Cristo nos está diciendo que el que no permanece en Él, será arrojado fuera, se secará, esto es se irá degradando, marchitando, para finalmente ser arrojados al fuego.

Esta es la realidad de muchos que dicen ser cristianos, ya en esta vida se están marchitando, Dios les está mostrando su justicia para que se arrepientan y no lo hacen, llenos de orgullo prefieren seguir mintiéndose a ellos mismos y los demás.

Déjame preguntarte algo, ¿es realmente tu mayor deseo ser santo?

¿Es realmente tu deseo no ser como este mundo, sino como Jesucristo?

Tu vives diciendo que quieres que Dios te manifieste su plan, que el tiene un propósito para ti, está lleno de estos mensajes todo el tiempo, déjame decirte con todo el amor en Cristo cual es el único propósito del Padre para un creyente, es hacerlo semejante a su hijo Jesucristo. (Efesios 2:10) (Romanos 8:29)

Cuando te miras al espejo, ¿ves que estás siendo cada vez más transformado a imagen de Cristo?

Por causa de los métodos carnales que se utilizan para atraer a la gente, hay muchos que dicen ser cristianos pero viven todo lo contrario a la fe cristiana y su pésimo testimonio hace que el nombre del Señor sea blasfemado. Se cumple lo que está escrito en (2Pedro:1-3)

Pero el pueblo de Dios, la nación santa que el Señor adquirió será para alabanza de su nombre, para la demostración de su poder delante de las naciones. El demuestra por medio de su pueblo, de su iglesia, que no solo tiene el poder de salvarlos, sino de trabajar en ellos, de santificarlos, me lleno de gozo y alegría en el Señor, por su santidad admirable y su poder extraordinario.

Esta es una promesa del Señor, está en juego su reputación, El lo habló y lo hace, si tu verdaderamente has creído para salvación no podrás escapar, El va a limpiarte, el va a obrar poderosamente en tu santificación.

Leamos (Mateo 5:14-16)

Perdona si este pasaje también lo aplicabas para las cosas materiales, pero no es lo que dice, está hablando de la obra de Dios en su pueblo, está afirmando el cumplimiento de esa promesa, los demás hombres glorificarán a Dios al ver su luz en su pueblo.

Tu puedes tener muchas riquezas y tener éxito en todas tus cosas materiales, un mundano también lo tiene, pero lo que ningún hombre puede tener, a no ser que haya creído para salvación es ese nuevo corazón vivo, es la obra poderosa de Dios operando realmente en su vida para santidad, es la presencia real del Padre que no dejará a su hijo apartarse de su camino.

Te invito a que leas en el antiguo, que Israel debía darle gloria a Dios, las naciones debían mirar para ese pueblo y admirarse de que ningún pueblo tenía como ellos leyes tan santas y justas y que ninguna nación en el mundo tenía a su dios (por cuanto no son Dios) tan cerca como ellos cuando lo invocaban.

Pero ellos se desentendieron del pacto, pero el Señor anunció un nuevo pacto eterno por medio de Jesucristo, somos el Israel del Señor, lo que nunca va a pasar es que su pueblo viva haciendo lo malo, su verdadero pueblo será para su gloria, para alabanza de su nombre.

Lo más maravilloso es que no lo hizo por ningún hombre, sino por amor a su santo nombre, por el dolor de ver su nombre profanado entre las naciones en las cuales Israel estuvo.

Te imploro, deja las fábulas y el cristianismo extraño centrado en tu victoria sobre conquistas terrenales, todas ellas serán destruidas.

¿A caso no has leído que el que compra se comporte como el que no posee? Tu tienes que ser responsable en tu trabajo el cual Dios bendice si eres su hijo, pero no debes estar centrado en las cosas de esta vida. (1Corintios 7:29-31)

Muchos andan depresivos, la solución no es una oración mágica, la depresión es el resultado de nuestro egoísmo, yo se lo que es la tristeza según el mundo, pero me di cuenta qué era, porque lo que me causa tristeza tiene que ver conmigo, con mis afectos terrenales, con lo que no puedo alcanzar en esta vida, tiene que ver con esta vida, pero no nos paramos a reflexionar en Cristo, en lo que él ha hecho en la cruz, por qué sucedió aquello, sino que estamos tan aferrados a nosotros mismos, que los fracasos y desiluciones nos matan. El que quiere seguir al Señor, debe negarse a si mismo, tomar su cruz y seguirlo. y muchos están proveyendo para este tropiezo. Piensa por favor.

Todo tiene que ver contigo, por eso te frustras, pero si pudieras ver realmente lo precioso que es Cristo, si lo pudieras ver, nunca más nadie quitaría ese gozo.

Donde esté tu tesoro, allí también estará tu corazón, mira al joven rico por qué se fue triste, por su amor al dinero, a las cosas de esta vida, mira a Pablo, como vivió gozoso en cada situación, cuando tenía abundancia o cuando tenía escases.

Te has llenado quizás de un dios que han inventado en su imaginación.

Mira lo que dice (Ezequiel 36: 21-27) Es una profecía para el pueblo de Dios, lo que el Señor haría por su pueblo, ahí describe de una manera maravillosa la obra real, poderosa y sobrenatural del Espíritu Santo en cada creyente, mira que en todo el dice Yo haré tal cosa, El limpiará a su pueblo, El dará un corazón nuevo, El dará un espíritu nuevo a los creyentes, el pondrá dentro de cada creyente su Espíritu, El hará que lo obedezcan y guarden sus preceptos, El hará que su pueblo ponga por obra sus mandamientos.


Versículo 23, el Señor lo hizo para glorificar su nombre delante de todas las naciones, para que todos vean que su pueblo es distinto, para que todas las naciones lo admiren por su poder salvador y regenerador.

Versículo 24, el cortará a su pueblo del mundo y los separará, los traerá a su presencia, ¿no somos peregrinos en este mundo? ¿No somos una nación santa?

¿Dónde fue hecha toda esta poderosa obra? En la Cruz del Calvario.

Cuando creemos en Jesús, realmente somos nuevas criaturas por medio del poder de Dios.

Esa promesa no va a fallar, porque Dios habló y su precioso nombre está en juego. Gloria a nuestro Dios poderoso por los siglos de los siglos.

¿Tu puedes ver la obra descripta en Ezequiel siendo una realidad en tu vida?

Dios sabe con el amor que escribo, sin doblez, con la esperanza que muchos sean salvos.

Con todo amor en Cristo Jesús

sábado, 20 de septiembre de 2014

¿Has creído en aquel que justifica al impío?

Ruego al Señor que tenga compasión de todos nosotros, porque solo de esa manera podemos alcanzar la gracia del Todopoderoso.

Quiero comenzar este mensaje haciendo una pregunta a ti que lo estás leyendo.

¿Cuándo te has convertido, de que manera recibiste el mensaje del evangelio? ¿Cuándo lees la biblia, lo haces como desde otro lugar?

¿Qué es lo que quiero decir? Cuando leíste respecto a pecadores e impíos, ¿entendiste que se está refiriendo directamente a ti?

Cuando leíste que todos estamos bajo el juicio de Dios, ¿entendiste que ahí también estás tu? Te estoy hablando cuando supuestamente fuiste salvo y te convertiste. He notado que en el falso cristianismo, hay un espíritu inmundo que propaga una herejía terrible, esta es colocarnos un velo respecto al mensaje del Señor, no entendemos lo directo que es, porque ese espíritu inmundo te coloca en una posición de "privilegiado" por medio del falso evangelio, cuando el Espíritu Santo te coloca en una situación terrible, en la cual si la entendieras no tendrías fuerzas ni para respirar.

¿No somos así por naturaleza? ¿No nos creemos buenos y más justos que los demás?

Si veíamos a una ramera, nos admirábamos de ella, pero estábamos persuadidos que nosotros éramos mejores, cuando en realidad éramos tan inmorales como ella.

Cuando llegas a una falsa iglesia, tu eres el centro, todo va a estar bien para ti, tu mereces las bendiciones de Dios y tienes que comenzar a alcanzar la victoria, pero tus apetitos carnales siguen vivos dentro de ti, tu enseñas y juzgas a otros, pero déjame decirte que si no has entendido que no existe tal cosa como hombres privilegiados sino que todos pecaron, sino que la ira de Dios viene sobre nosotros como un furioso huracán para castigar nuestras maldades, si cuando leíste "Arrepiéntanse" lo hiciste con un velo en tu corazón, como si ese mensaje no fuera para ti, sino para otros, estás sumergido en un engaño.

Cuando lees Sodoma y Gomorra, te admiras y lo enseñas como ejemplo a otros, pero no has entendido que somos igual de pecadores y perversos que ellos y a no ser que se te haya predicado el mensaje correcto, la verdad del Evangelio, no vas a escapar del juicio de Dios.

Tu no alcanzas la justificación por todas las obras que hagas en tu iglesia, esa es la gran mentira del engaño espiritual, todas nuestras obras son nada sin el poder del Señor salvándonos.

Quizás estás muy entretenido con todas las promesas que tu pastor te hace, promesas que levantan tu ego hasta la cima más alta, yo te proclamo un mensaje, ¡El juicio de Dios es justo!

Lee con atención esta palabra:

"Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo;
porque tú que juzgas haces lo mismo. Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad. ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios? ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?(Romanos 2:1-4)

Quizás cuando lees las escrituras no te involucras entre estos hombres, sino que piensas que estás fuera, si desde tu supuesta conversión ese ha sido tu espíritu, ¿Cómo es posible que hayas creído para salvación?

"Dijo Jesús: Para juicio he venido yo a este mundo; para que los que no ven, vean, y los que ven, sean cegados. Entonces algunos de los fariseos que estaban con él, al oír esto, le dijeron: ¿Acaso nosotros somos también ciegos? Jesús les respondió: Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; mas ahora, porque decís: Vemos, vuestro pecado permanece"(Juan 9:39-41)

El evangelio de Cristo es para los que reconocen quebrantados de verdad que son malvados, pero el falso evangelio es para los que creen ser merecedores de algo y nunca alcanza salvación.

¿Te das cuenta? ¿Cómo has leído y recibido el evangelio? Si tu no entendiste que en medio de cada hombre malvado y pecador, desde Adan hasta los últimos malvados que nombra la Biblia, estabas tu al igual que ellos y que el mismo juicio justo que ellos recibieron está sobre ti, estás totalmente ciego y tu pecado permanece en ti.

Cuando lees pecadores no sientes nada, porque desde el primer momento en que llegaste a esa sinagoga de satanás tus falsos profetas no hicieron otra cosa que fortalecer tus manos, tu irritas a Dios y ellos te dicen que Dios va a bendecirte, que nada va a suceder, que hay paz para ti, yo imploro al Señor que si esta es tu situación te conceda misericordia.

Presta atención lo que el Espíritu Santo nos dice:

"¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado. Como está escrito:
No hay justo, ni aun uno;

No hay quien entienda,

No hay quien busque a Dios.

Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles;

No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.



Sepulcro abierto es su garganta;

Con su lengua engañan.



Veneno de áspides hay debajo de sus labios;



Su boca está llena de maldición y de amargura.


Sus pies se apresuran para derramar sangre;

Quebranto y desventura hay en sus caminos; Y no conocieron camino de paz.


No hay temor de Dios delante de sus ojos.


Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios; ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él;

porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado"(Romanos 3:9-20

¿Entiendes lo que significa que no hay un solo justo? ¿Has leído este pasaje y te has involucrado como parte de lo que somos? Hombres corruptos y aborrecedores de Dios.

El falso evangelio te abrazó, porque con su lisonja seduce con palabras de lástima como si el hombre fuera víctima, ese espíritu inmundo clama "pobre el hombre, encima que llega sufriendo y lleno de problemas, ¿le vamos a decir que es pecador y lo que eso significa? Ahí caen en lazo de muerte.

Recuerda porque llegaste a tu iglesia, seguramente por un problema que tiene que ver con tus cosas personales, tu vida económica, tu familia, tu salud, etc....pero no has venido a Cristo porque se te predicó con poder el evangelio y se te dijo ¡Arrepiéntete y reconoce tus pecados! ¡Mira tus miserias y acércate quebrantado al Señor!

Desde el primer día que pusiste los pies en tu iglesia, solo has alimentado falsas esperanzas, todas ellas tienen que ver con lo terrenal y tu conciencia se fue cada días más y más cauterizando.

A no ser que hayas recibido el evangelio del Señor Jesús, no tienes nada.

¿Tu crees que el eunuco Etíope pidió bautizarse porque le gustaba practicar rituales? Imagina lo que Felipe le proclamó lleno del poder del Espíritu Santo quién lo guió hasta ese carro, no imagino a Felipe prometiéndole victoria sobre sus finanzas y sueños personales, sino diciéndole ¡Debes arrepentirte, tu eres pecador, debes reconocerlo y clamar por salvación!

El Etíope vio aquellas aguas y no quiso esperar ni un segundo más, bajó y fue bautizado porque creyó al que justifica al impío, pero para eso necesitaba entender cual era su condición, que es lo que el Señor decía de él, cual era su posición en las escrituras.

El falso evangelio evade todas estas verdades, quizás en esta madrugada estoy siendo guiado por el Señor para hablarte a ti, ruego que su poder te abra el entendimiento y puedas ver.

Para ir terminando quiero dejar el ejemplo de Abraham que muchos lo predican tanto.

¿Tu crees que Abraham era justo? ¿Tú piensas que el creyó ser un hombre privilegiado?

Para comenzar a entender veamos que nos dice la escritura

Reunió Josué a todas las tribus de Israel en Siquem, y llamó a los ancianos de Israel, sus príncipes, sus jueces y sus oficiales; y se presentaron delante de Dios. Y dijo Josué a todo el pueblo: Así dice Jehová, Dios de Israel: Vuestros padres habitaron antiguamente al otro lado del río, esto es, Taré, padre de Abraham y de Nacor; y servían a dioses extraños(Josué 24:1-2)

Abraham adoraba a otros dioses, el Señor lo saco de su parentela para santificarlo, no era por sus obras que el sería llamado justo, sino porque creyó al que justifica al impío, Abraham sabía que era un hombre impío, nada tenía que gloriarse delante de Dios.

Pero enseñan a Abraham para solo hablar de sus riquezas y así engañarte prometiéndote cumplir tus sueños, cuando ese no es el verdadero mensaje.

Abraham creyó a Dios porque Cristo entregó su vida por él, Abraham tenía fe porque el tenía puesta su mirada en una ciudad cuyo arquitecto es Dios, esa ciudad no es de este mundo, estamos hablando de la salvación, cuando hablamos de esa promesa, de ninguna manera podemos correr a Cristo, porque él es el Autor de esa Fe verdadera y de tan poderosa salvación.

Hebreos nos revela algo maravilloso.

"Conforme a la fe murieron todos estos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.

Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad"(Hebreos 11:13-16).

Ellos solo miraron de lejos el evangelio de Cristo, pero lo creyeron, ellos anhelaban un patria mejor, la del cielo.

¿Cómo podían ellos anhelar algo así? Por el Espíritu de Cristo que moraba en ellos. ¿Puedes entender? Cuando te lean Hebreos 11 para llenarte de falsas promesas y alimentar mentiras en tu corazón, ya sabes que el testimonio de Fe de aquellos hombres fue creer al que justifica al impío, fue creer en el Hijo de Dios que se entregó para salvarlos de la justicia de Dios.

El Señor dijo algo al respecto:

"Abraham vuestro padre se gozó de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó"(Juan 8:56)

¿Puedes entender? ¿Dónde estaba el gozo de Abraham? De creer en el Señor Jesús, el cordero de Dios entregado para el perdón de los pecados, pero tienes que saber que Abraham , Moises y cada uno de esos hombres eran concientes de su maldad, ellos nunca vieron justicia alguna en ellos, sino que comprendieron la condición del hombre y así pudieron apreciar la gracia y el amor de Dios.

¿Dónde está tu gozo y tu fe?

"Qué, pues, diremos que halló Abraham, nuestro padre según la carne? Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse, pero no para con Dios. 3Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia.

Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia"(Romanos 4:1-5).

Abraham creyó al que justifica al impío, pero él sabía que era impío y que el Señor era su única esperanza.

Dios los bendiga.

viernes, 22 de agosto de 2014

El poder del Esprítu Santo, glorifica a Jesús

Dios bendiga a muchos al leer este mensaje, dándonos gracia a fin de vivir una vida que le agrade.

Quiero empezar este mensaje con una pregunta; ¿Es Dios una realidad en tu vida?

Para ti que andas desparramando palabrerías vanas, contando sueños y visiones carnales, ¿qué es lo que estás haciendo?.

¿Qué buscas con todas esas cosas? Lo que buscas es tu propia gloria.

"El que habla por su propia cuenta, su propia gloria busca; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y no hay en él injusticia"(Juan 7:18).

Debes arrepentirte de ese mal, porque todo ese palabrerío no trae fruto alguno, sino solo frutos carnales de muerte, andas buscando demostrar alguna señal de poder, solo para ser admirado, el orgullo se apoderó de tu corazón, porque te sacias del engaño de satanás, porque tienes el mismo espíritu de los falsos profetas que hablan por su propia cuenta, porque ellos no fueron enviados por el Señor, ellos están para poner tropiezo a las almas carnales que lo único que buscan es solo justificarse y nunca reconocen de verdad sus pecados.

Rápidamente ocupan un cargo en sus congregaciones, pero los apetitos de la carne siguen mostrándose a flor de piel, no tienes más sensibilidad, todo te da igual, porque no hay santidad en ti.

Andas de un lugar a otro, siempre cayendo en manos de falsos profetas, siempre alimentándote de falsas doctrinas, pero tu dices que buscas a Dios, te justificas diciendo que a pesar de tus errores, Dios está contigo en esa búsqueda.

Quiero decirte que no existe tal cosa, no hay hombres con privilegios. Te imploro que entiendas, pecamos gravemente ante Dios cuando somos parte de una falsa iglesia, pecamos cuando seguimos a falsos profetas, pero no eres víctima, sino que es la inclinación malvada que tienes adentro de prostituirte espiritualmente que te lleva a nunca estar saciado, por eso necesitas todo el tiempo de "doctrinas nuevas" no soportas la única doctrina, porque ellas testifican que tus obras son malas y no quieres reconocer.

Te place escuchar que Dios te ama y que eres su hijo con solo decir unas palabras vacías y profesar una falsa confesión de pecado, sin ninguna reflexión profunda que hace pedazos el corazón, porque no es el Espíritu Santo el que obra en tu vida, sino palabras muertas de hombres perversos.

Hoy escuchas una doctrina de tu pastor, pero a los dos segundos sientes hambre y sales corriendo a buscar otra doctrina, no te sacias, nunca quedarás satisfecho, puedes visitar a todos los pobres del mundo, puedes ir a todos los hospitales y cárceles, puedes demostrar saber la biblia de memoria, puedes hablar bonito, puedes aparentar ser un cristiano, pero lo que nunca vas a poder es tener ese nuevo corazón prometido. Cualquiera puede tener todas las cosas que nombré, pero solo un hombre salvo puede tener ese nuevo corazón, porque es una obra poderosa de la propiedad exclusiva del Señor, nadie la puede llevar a cabo, los frutos de esa obra poderosa son más valiosa que todo el oro y la plata de este mundo.

Escuchas a un falso profeta, te prostituyes con él, pero no te alcanza, sales y vas en busca de otros mentirosos para saciar tu apetito carnal, ellos se presentan delante ti listos para fornicar contigo espiritualmente, con su falsa apariencia de santidad, te cautivan, porque no quieres escuchar la verdad, porque rechazas al Señor y te has entregado a la prostitución.

Te llenas de otro espíritu que lo único que produce en ti, es que cada vez estés peor, degradándote, ese espíritu te hizo perder la razón.

Tu consultas al dios carnal que has aceptado, y él te responde, pero no te justifiques, es tu pecado que te hace descarriar.

No te justifiques más, es tu maldad la que te ha desviado por ese camino de tinieblas, caminas sin darte cuenta en un abierto desafío al Dios Todopoderoso, ¿crees ser más fuerte que Él? ¿piensas que puedes burlarte?

Todo lo que tienes es aberrante delante del Señor, toda tu falsedad es aborrecible delante de Dios, son todos esos pecados que no te permiten convertirte de verdad a Dios, tu tendencia a prostituirte no te deja conocer al Señor. ¡Debes arrepentirte!

"Comerán, pero no se saciarán; fornicarán, mas no se multiplicarán, porque dejaron de servir a Jehová.

Fornicación, vino y mosto quitan el juicio. Mi pueblo a su ídolo de madera pregunta, y el leño le responde; porque espíritu de fornicaciones lo hizo errar, y dejaron a su Dios para fornicar"(Oseas 4:10-12).

" No piensan en convertirse a su Dios, porque espíritu de fornicación está en medio de ellos, y no conocen a Jehová"(Oseas 5:4).

Sigue hablando en esas falsas lenguas, queriendo que reconozcan en ti poder, pero Dios está muy lejos de ti, tus deseos muestran que solo quieres glorificarte a ti mismo, pero aborreces dar gloria a aquél que es digno de todo honor y gloria.


El Espíritu Santo glorifica al Señor Jesús, no a hombre alguno. El hombre que tiene el Espíritu Santo, no lo recibió para su gloria y orgullo, sino para gloria de Cristo, lo recibió para usar ese poder en favor del Reino y Obra de Dios, lo recibe para llevar a cabo lo que el Señor quiere, ¿puedes ver que tan lejos estás de ese poder?. Vives atrapado en esa vanidad carnal, debes arrepentirte, es grave ese pecado.

"Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración. Y era traído un hombre cojo de nacimiento, a quien ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa, para que pidiese limosna de los que entraban en el templo. Éste, cuando vio a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba que le diesen limosna. Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos. Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo. Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda. Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos; y saltando, se puso en pie y anduvo; y entró con ellos en el templo, andando, y saltando, y alabando a Dios. Y todo el pueblo le vio andar y alabar a Dios. Y le reconocían que era el que se sentaba a pedir limosna a la puerta del templo, la Hermosa; y se llenaron de asombro y espanto por lo que le había sucedido.

Discurso de Pedro en el pórtico de Salomón

Y teniendo asidos a Pedro y a Juan el cojo que había sido sanado, todo el pueblo, atónito, concurrió a ellos al pórtico que se llama de Salomón. Viendo esto Pedro, respondió al pueblo: Varones israelitas, ¿por qué os maravilláis de esto? ¿o por qué ponéis los ojos en nosotros, como si por nuestro poder o piedad hubiésemos hecho andar a éste? El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su Hijo Jesús, a quien vosotros entregasteis y negasteis delante de Pilato, cuando éste había resuelto ponerle en libertad"(Hechos 3:1-13).

¿Cómo es la actitud de los falsos profetas y sus seguidores ante las falsas señales efectuadas por satanás? Todo lo contrario a la de Pedro, sino se llenan de orgullo y arrogancia, miran con altivez y someten a sus víctimas, les encanta ser admirados y reconocidos.

Tu has aprendido de ellos y te encanta ese camino, sigues la senda de muerte de ellos, el espíritu de los mentirosos es el de Simón el mago, ofreció dinero para obtener ese poder, fue duramente reprendido por su maldad, porque él buscaba su propia gloria, y el Espíritu Santo solo glorifica al único digno de toda gloria, honor y majestad, Jesús nuestro Señor y Salvador.

Todas tus hechicerías pronto serán juzgadas, sigue con todas esas artimañas espantosas, sigue haciendo de la Biblia un libro de auto ayuda, sigue blasfemando el nombre de Jesús como si fuera un genio de la lámpara, sigue complaciéndote en tu carne y prostitución.


Ruego a Dios que puedas ver y arrepentirte ante el Señor que en Cristo Jesús nos perdona.


Pedro dijo:

"Pueblo de Israel, ¿por qué les sorprende lo que ha pasado? ¿por qué nos miran como si por nuestro propio poder o virtud, hubiéramos hecho caminar a este hombre?

El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros antepasados, ha glorificado a su siervo Jesús"

Toda Gloria y honra sean dadas a nuestro Señor y Salvador.

Dios les bendiga.